Seleccionar página

Los surcos nasogenianos son pliegues de la piel que se extienden desde ambos lados de la nariz hasta las comisuras de la boca. Pueden volverse más prominentes y permanentes a medida que se envejece. A menudo se les llama líneas de sonrisa.

Son una característica natural del envejecimiento facial y pueden acentuarse debido a la pérdida de volumen en las mejillas y el área alrededor de la boca.

Estos pliegues o líneas de sonrisa, cuando somos jóvenes, pueden aparecer solo al sonreír o reír, desapareciendo cuando el rostro se relaja. Con el tiempo, las líneas pueden convertirse en arrugas profundas y permanentes que aparecen tanto en sonrisa como en reposo.

El surco nasogeniano se puede suavizar mediante tratamientos estéticos, como rellenos dérmicos, que pueden restaurar el volumen en la zona y reducir la apariencia y profundidad de las arrugas.

¿Cuáles son las causas de los surcos nasogenianos?

Las principales causas de los surcos nasogenianos son:

  • Envejecimiento: A medida que envejecemos, los pómulos pueden aplanarse y la gravedad puede tirar hacia abajo la piel suelta del área. Esto se debe a que la piel pierde su elasticidad y volumen natural, lo que hace que las arrugas y los pliegues en la cara se acentúen.
  • Pérdida de colágeno y elastina: El colágeno y la elastina son  proteínas estructurales de la piel que ayudan a mantener su elasticidad y firmeza. La pérdida de colágeno y elastina con la edad es habitual y puede afectar a la capacidad de mantener la forma original de la piel, provocando la formación de unos surcos nasogenianos más marcados.
  • Exposición al sol: Los rayos de sol descomponen el colágeno y la elastina. Una exposición al sol excesiva y prolongada en el tiempo puede dañar la piel y acelerar el envejecimiento, lo que puede contribuir a la formación de arrugas y pliegues en la cara.
  • Genética: La tendencia a tener la piel más delgada y menos elástica puede ser hereditaria y puede aumentar el riesgo de desarrollar arrugas más pronunciadas.
  • Estilo de vida: Fumar, la mala nutrición y el estrés pueden contribuir también a una piel más propensa a desarrollar arrugas, acentuándose los pliegues nasogenianos.

Tratamientos para la apariencia de surcos nasogenianos

Existen varias opciones de tratamiento para tratar la apariencia de los surcos nasogenianos, que incluyen:

  • Rellenos dérmicos: Los rellenos dérmicos son inyecciones de ácido hialurónico o colágeno que se usan para rellenar las arrugas de la piel. La sustancia inyectada rellena la zona restaurando el volumen y suavizando, en este caso, el surco nasogeniano. Los efectos pueden durar de seis meses a un año.
  • Inyecciones de toxina botulínica: Este tipo de inyecciones son más conocidas para disminuir la apariencia de las líneas de expresión entre los ojos o en la frente, pero también se usan para debilitar y relajar los músculos específicos alrededor de la boca que contribuyen a los pliegues nasogenianos.
  • Procedimientos de estiramiento de la piel: Los tratamientos con láser, ultrasonidos u ondas de radio pueden ayudar a estimular la producción de colágeno y tensar la piel flácida.
  • Cirugía estética: La cirugía estética puede reposicionar y remodelar la piel y los tejidos subyacentes. Las opciones para reducir los pliegues nasogenianos incluyen el estiramiento de mejillas o el estiramiento facial, siendo una opción para reducir el surco nasogeniano de manera más permanente.

Es importante consultar con un experto para determinar el mejor tratamiento para cada caso, ya que las opciones pueden variar según el grado de acentuación del surco nasogeniano y las necesidades individuales de cada paciente.

Cómo prevenir evitar tener surcos nasogenianos

La prevención es la clave para evitar tener surcos nasogenianos marcados.

Ciertas estrategias pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar líneas de expresión, retrasar su aparición y hacerlas menos prominentes.

Dieta saludable e hidratación

Llevar una dieta saludable, hacer ejercicio y dormir bien, son claves para estar sano. Cuanto más saludables estamos, más sana estará nuestra piel. Una dieta rica en vitaminas y antioxidantes puede ayudar a mantener la piel saludable y reducir el riesgo de aparición de arrugas y pliegues en la cara, incluido el surco nasogeniano. 

Igualmente, beber agua para mantenerse hidratado ayuda a mantener la elasticidad de la piel y previene la formación de arrugas.

El acto de fumar ayuda a la formación de un surco nasogeniano pronunciado. Además, el tabaco acelera el envejecimiento de la piel.

Broncearse al sol o con rayos ultravioleta acelera el envejecimiento y la aparición de arrugas. También puede provocar que aparezcan manchas en la piel. Es importante proteger la piel de los rayos UV con protector solar y evitar la exposición al sol durante las horas más calurosas del día.

La importancia del ejercicio físico

El ejercicio físico puede tener un efecto positivo en la piel y ayudar a reducir la aparición de arrugas. Cuando hacemos ejercicio, aumenta la circulación sanguínea en todo el cuerpo, incluyendo la piel.

Esto ayuda a proporcionar nutrientes y oxígeno a las células de la piel, lo que puede promover la salud y la renovación celular. Además, el ejercicio puede ayudar a reducir el estrés, el cual se ha relacionado con el envejecimiento prematuro de la piel.

El estrés puede aumentar la producción de radicales libres, que pueden dañar las células de la piel y contribuir a la aparición de arrugas.

Al reducir el estrés, ayudamos a prevenir el daño celular y reducir la aparición de arrugas. También se ha demostrado que el ejercicio aumenta la producción de colágeno, una proteína estructural importante que ayuda a mantener la piel firme y elástica. La producción de colágeno disminuye a medida que envejecemos, lo que puede contribuir a la formación de arrugas. Al aumentar la producción de colágeno, el ejercicio puede ayudar a mantener la piel joven y saludable

Un buen cuidado de la piel puede ayudar a mantenerla saludable y prevenir la formación de arrugas y pliegues en la cara, incluido el surco nasogeniano. Esto puede incluir el uso de productos para el cuidado de la piel con retinol y antioxidantes, así como la hidratación adecuada.

Es importante no usar productos que irriten la piel, ya que estos pueden contribuir a la aparición de signos de envejecimiento.

Pide cita